Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Tlacotalpan resurge dignamente altiva


¡Alto la música !

En 1973, para llegar a Tlacotalpan el río Papaloapan se cruzaba en panga. Esa embarcación como plataforma para transportar automóviles, autobuses de pasajeros, tractores y demás vehículos. La panga era toda una aventura. En cada viaje tenía uno la impresión de que los cables de acero que la guiaban, estaban a punto de romperse. El último cruce se hacía al atardecer. Entonces, aquellos destartalados autobuses llegaban escandalosamente a una pequeña población, cuyo alumbrado público se limitaba a unas pocas cuadras del centro. Eso hacía que en Tlacotalpan las noches estrelladas lucieran particularmente hermosas y nostálgicas. Todo era humedad y el aire se enmohecía de recuerdos. Por esas fechas, la tradición musical jarocha local estaba muy relegada : no había fandango y los sones prácticamente no se escuchaban. Solamente existía el Conjunto Tlacotalpan dirigido por don José Aguirre Vera, “Biscola”. Un estupendo requintero, al que tuve la oportunidad de conocer en 1972 en el D.F., gracias a mis hermanos mayores. Fue precisamente “Biscola”, en Tlacotalpan, quien me puso mi primera jarana en las manos y me enseñó los primeros sones. El Conjunto Tlacotalpan lo formaban además de don José, su hijo Andrés Aguirre Chacha a la jarana y Evaristo Silva Reyes “Varo” al pandero, después se integraría Cirilo Promotor Decena ; recientemente galardonado con un premio Nacional.

En septiembre y octubre del 2010, la Perla del Papaloapan sufrió las peores inundaciones de su historia. Estoica, este febrero de 2011 vuelve a celebrar sus tradicionales fiestas de la Candelaria

Aquel grito casi desesperado

En 1978, a instancias del arquitecto Humberto Aguirre Tinoco, un grupo de amigos entre los que se cuentan el músico Salvador “el negro” Ojeda, el orizabeño Felipe Oropeza Alor y Graciela Ramírez Orozco de Radio Educación y Radio UNAM respectivamente, y otras personas más, decidieron dar promoción a Tlacotalpan, por lo que organizaron un evento musical llamado Primer Concurso de Jaraneros en Tlacotalpan, Veracruz. Se realizó en el marco de las fiestas patronales de la Candelaria de 1979 y fue divulgado por Radio Educación en cadena nacional. En aquel entonces, la idea era dar a conocer ese bello rinconcito de patria que se encontraba sumido en el olvido y para atraer al turismo se lanzó un slogan publicitario que invitaba al visitante a venir a conocer “la cuna del son jarocho”. El mote que inicialmente había surgido como un grito casi desesperado para llamar la atención hacia un Tlacotalpan prácticamente desconocido, fue proclamado –un poco a la ligera– con fines turísticos. Radio Educación gozaba ya de un importante auditorio, sobre todo en el área metropolitana de la Ciudad de México, de tal suerte que poco a poco la fama de Tlacotalpan como la supuesta cuna del son jarocho, a fuerza de repetirse una y otra vez, fue adquiriendo tintes de veracidad. Así, de ser un sobrenombre lanzado “al aire”, terminó convirtiéndose en una más de las leyendas de la Perla del Papaloapan. Hoy en día, sabemos que el surgimiento de las músicas jarochas no obedece a un único lugar en un sólo momento. En 1980 hicieron un segundo concurso. La realidad es que el hecho de otorgar premios a los ganadores de los tres primeros lugares, había generado descontento entre los propios músicos concursantes. Los organizadores, principalmente el Arquitecto Humberto Aguirre Tinoco, se dieron cuenta de que el concepto de concurso no correspondía con su propósito, que era el de impulsar el gusto por la música jarocha, y para el tercer año dejó de ser concurso convirtiéndose en un encuentro ; que es como se le llama desde entonces...

Resurgimiento después de las inundaciones

En este 2011, Tlacotalpan vuelve a resurgir dignamente altiva después de las peores inundaciones de su historia –peores incluso que aquellas tristemente legendarias de 1944 y 1969– para celebrar con bombo y platillo su tradicional Fiesta de la Candelaria. Erigida como un nuevo símbolo de la vital alegría de los veracruzanos y detonador de la apuesta al sector turístico por parte del gobierno del Dr. Javier Duarte de Ochoa, nuestra querida Perla del Papaloapan celebrará, desde una nueva visión más plural e incluyente, un copioso festejo jaranero que se desarrollará simultáneamente en diversos foros. Los visitantes podrán así disfrutar muchas de las múltiples expresiones musicales jarochas que hoy en día constituyen un valioso tesoro de nuestra cultura veracruzana. Felicidades a nuestros amigos tlacotalpeños por los gigantescos esfuerzos que han hecho, al igual que tantos otros valerosos compatriotas en diferentes regiones del Estado, también catastróficamente inundadas durante agosto y septiembre del año pasado. Esfuerzos en su momento puntualmente encabezados por el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán al final de su sexenio, y que ahora cuentan con el decidido respaldo por parte de los distintos niveles de gobierno. “La Perla del Papaloapan, vuelve a recobrar su brío, vibrando en su caserío los sones que nos atrapan. Sus dolores se traslapan pues ya sin fruncir el ceño, con el semblante risueño se yergue con pundonor, al embrujo del sabor de su son tlacotalpeño”. Enhorabuena. Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura. Que siga la música.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com