Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Semillas


¡Alto la música !

La obra titulada Semillas, dirigida por Abraham López Feria, obtuvo el Primer Lugar en el Primer Rally de Cortometrajes Tlacotalpan resurge en corto, organizado por la Secretaría de Turismo, Cultura y Cinematografía, con el propósito de celebrar que la Perla del Papaloapan ha –literalmente– resurgido después de las catastróficas inundaciones que padeció en septiembre y octubre del año pasado, afectando terriblemente a esta bella y nostálgica ciudad. Tlacotalpan es baluarte de la veracruzanidad y sin duda un importante referente histórico. Siendo consentida suya, se le llamó Tlacotalpan de Porfirio Díaz en 1896 ; después, al estallar las reyertas revolucionarias, ese nombre cambió. La ciudad decayó y quedó como suspendida en el tiempo, al suspiro de sus glorias pasadas. Paradójicamente, el tiempo trocaría aquella apesadumbrada inmovilidad por beneficio, cuando la Perla del Papaloapan despertó de su letargo, convertida en Patrimonio Cultural de la Humanidad, de acuerdo con la declaratoria de la Unesco aprobada en diciembre de 1998. Desde entonces y cada vez más, Tlacotalpan está orgullosamente presente gracias a su trazo urbano cuya arquitectura representa una fusión de las tradiciones españolas y caribeñas de excepcional importancia y calidad (como apunta la declaratoria patrimonial) ; las cuales constituyen un atractivo turístico, y a la vez le confieren un enorme potencial como locación fílmica y televisiva.

El cortometraje Semillas, dirigido por Abrahan López Feria, trasmite candorosamente la efervescencia con que los tlacotalpeños conservan su legado cultural en voz de la niñez

De cara al futuro

Tlacotalpan es –lo sabemos– mucho más que la vistosa fachada de sus casitas pintadas de alegría. Nuestra bella perla vibra al embrujo de su raigambre sonera y comparte garbosa el cadencioso vaivén del zapateado que con ímpetu natural que brota en la candorosa sonrisa de los niños. Esto bien lo comprendió Abraham López Feria, quien junto con la fotógrafa Rossina Guigui y el talentosísimo músico Sebastián Guigui, integró un excelente equipo para trasmitir el palpitante entusiasmo con que Tlacotalpan conserva su legado cultural en voz de la niñez actual. Al respecto, el propio López Feria comenta lo siguiente : “Todos hemos dicho u oído en alguna ocasión que “los niños son el futuro”. Desde pequeños les educamos, les escolarizamos y estamos pendientes de su crecimiento y su comportamiento para que el día de mañana sean –eso quisiéramos– mejores personas que los adultos de hoy. Los niños tienen una participación activa en la tradición puesto que son testigos del presente, y futuro relevo de la identidad cultural, de los valores y el destino de la humanidad. Representan la alegría del mundo y nos brindan aliento. Por ello, las comunidades que cuidan a sus niños, invierten en un futuro mejor para sí mismas. Niñas y niños son ejemplo del genuino interés por la vida, sobre todo por la sencilla vivacidad de su mirada y sus ansias de conocimiento. El entusiasmo es la cualidad más preciada de un niño. Hay esperanza, mucha esperanza, pero en nuestras manos está el cuidar esas semillas para que de ellas broten buenos frutos que nos ayuden a conservar nuestro patrimonio cultural”. Además de la presencia encantadora de los niños Rocío Valentina Luna Cházaro, Denilson Rodríguez Casarín y Rivaldo Rodríguez Casarín, el cortometraje Semillas contó con la invaluable participación de dos destacados tlacotalpeños : doña Helena de la Luz Ramírez, veterana maestra del zapateado jarocho ; y don Cirilo Promotor Decena –requintero de los viejos– a quien le fue otorgado el Premio Nacional de Artes y Ciencias 2009, en la categoría de Artes y Tradiciones Populares. Como una labor de conjunto en la que todos aportaron de lo mejor de sí mismos, este corto logra trasmitir en forma muy elocuente, la efervescencia con que los tlacotalpeños asumen la preservación de su legado cultural ; y en tal sentido ofrece un excelente abono que favorecerá sin duda el florecimiento de tan preciosas semillas. En lo personal, agradezco sinceramente a mis amigos Abraham, Rossina y Sebastián por haberme brindado la oportunidad de colaborar con ellos desde el planteamiento y el diseño logístico de este trabajo, así como también en distintos aspectos prácticos de su realización ; permitiéndome así, un nuevo acercamiento con ese Tlacotalpan que tanto quiero y en donde di mis primeros pasos soneros. “Semillas que al son florecen, alimentadas de anhelos entre los padres y abuelos viendo a sus hijos que crecen. Valores que se enaltecen cual flores de bugambilia, donde a la vez se concilia el pasado y el futuro, en el abrigo seguro de la vivencia en familia”. Felicitaciones por este premio para el cortometraje Semillas, obra de gran calidad que merece ser ampliamente divulgada.


¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com