Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

¿Pasado de moda ?


¡Alto la música !

En los tiempos actuales en que la cantidad de cultores y seguidores que interpretan los sones jarochos, dentro y fuera del Estado de Veracruz, ha alcanzado niveles nunca antes vistos, resulta demasiado sencillo suponer que el nuevo auge garantiza, por si sólo, la permanencia de este bien cultural. Por otra parte, es imposible ignorar que la creciente globalización de la información es un arma de dos filos que en el ámbito del quehacer musical se traduce –entre otras cosas– en una suerte de moda que apuesta a la fusión de los más diversos géneros : son y rock, son y música tropical, son y balada, son y marinera, son y guaracha, y muchas otras variantes híbridas más. En un mundo frenéticamente volcado hacia el consumo y el manejo irracional de los recursos naturales de nuestro planeta –que ya acusa seriamente los golpes y abusos– no podemos pasar por alto la desaparición de las especies y los ecosistemas más frágiles, que en realidad son indispensables para el equilibrio ecológico global. Lo mismo puede decirse con respecto de las culturas y sus especificidades. Como bien lo señala Miguel León Portilla, “cada vez que desaparece una lengua o un idioma, se pierde irremediablemente la posibilidad de ver y entender el mundo desde un enfoque único e insustituible” ; en este sentido, cada vez que desaparece una música autóctona, se escapa la oportunidad de “escuchar la vida” desde una sensibilidad particular.

Don José Palma Valentín, mejor conocido como"Cachurín", y "Tío Juanito" Pólito Baxin fueron dos legendarios guitarreros tuxtlecos, cuyo peculiar estilo musical jarocho difícilmente se puede escuchar hoy en día

La ilusión del modernismo

La tendencia hegemónica, pugna desde los grandes medios de comunicación por uniformar el tipo de música que oye la gente. Todos los días, se nos pretende inculcar un “sonido del modernismo”, que bombardean metódicamente la televisión y la radio, no solamente en cortinillas promocionales, también mediante programas “especializados en el entretenimiento”. Se nos quiere hacer escuchar , y por lo tanto hacer creer, que todo lo que supuestamente evoque a las galaxias y lance a volar nuestra imaginación hasta el resplandor –acaso extemporáneo– de las lejanas estrellas (incluidas las pretendidas de carne y hueso), es necesariamente mejor que lo que puedan decirnos los anticuados y pasados de moda sonidos de un gran número de expresiones regionales que no alcanzan los reflectores mercantilistas de la industria musical y sus grandes monopolios disqueros. No faltará quien opine que precisamente en ese contexto, a las músicas jarochas no les está yendo tan mal en comparación con otros géneros mexicanos, puesto que se han convertido incluso en un producto de exportación que “compite” en los grandes mercados ; pero vale la pena preguntarse si es la exportación lo que importa. Ya durante la llamada Época de Oro, la industria cinematográfica mostró hasta qué punto fue capaz de trastocar las expresiones musicales populares que “redecoró y maquilló” para su difusión masiva. Es desde luego favorable que cualquier cultura dé a conocer sus rasgos distintivos, siempre y cuando en el proceso de divulgación no se diluya su esencia, bajo para el pretexto de “adecuarse a las necesidades del mercado internacional”. No cabe duda que los criterios mercantiles escénicos difieren considerablemente del sentido popular de autoconsumo que puede tener una expresión musical como el fandango, cuando se celebra –por ejemplo– en un velorio tuxtleco lejos de los reflectores. Lo que me parece muy delicado es que bajo pretexto de “adecuarse a los requerimientos mercantiles” se promueva la idea que de que nuestro pasado está pasado de moda, y por lo tanto nuestra música tiene que modernizarse ; como si todo lo moderno fuera infaliblemente benéfico para la humanidad. Del mismo modo, pretender, como lo hacen algunos jóvenes que se consideran muy “actualizados”, que las rondas infantiles ya no deben de enseñársele a los niños de hoy porque viven en el mundo “moderno”, es un grave despropósito que sólo favorece la profundización de las brechas generacionales. Es, por decir lo menos, muy peligroso que el deslumbramiento de la tecnología cibernética que predomina y marca el ritmo de nuestros tiempos, nos enceguezca al punto de no dejarnos entender la verdadera importancia de nuestro legado cultural ; puesto que éste es precisamente nuestro mejor asidero para oponer un muro de contención ante el hegemonismo transculturizador imperante. Las computadoras, es cierto, sí requieren de constantes actualizaciones, entre otras cosas para defenderse de los virus ; en cambio, nosotros corremos paradójicamente el riesgo de llenarnos el entendimiento de virus “modernizadores” si pretendemos “actualizarnos” desenfrenadamente ; y probablemente terminaremos por necesitar ser “reseteados”. Lo genuino jamás es obsoleto.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com