Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Israel Estrada


¡Alto la música !

Puedo con gusto decir, como maestro de educación primaria, que mi profesión me ha dado grandes satisfacciones. Ha sido generosa conmigo la vida y estoy agradecido. He aprendido mucho y mucho también he recibido por parte de la sociedad de mi región, dando clases en Arroyo de Chilares, municipio de Juchique de Ferrer, en Zaragoza, en Santa Clara, en Arroyo Hondo y desde luego también aquí en Misantla que es nuestra cabecera municipal. Me parece entonces muy digno, poder retribuirle a la misma comunidad algo de lo mucho que uno ha recibido en este intercambio de saberes. Así, por ejemplo tuve durante 15 años una orquesta infantil con teclados y la música se escuchaba muy instrumental. Hemos tenido también grupos de música tanto tradicional como latinoamericana. Hicimos un ballet folclórico en la escuela primaria “Lic. Benito Juárez” de Arroyo Hondo que bailaba con música tocada en vivo por los propios músicos de la comunidad. Mi vida es la enseñanza y también la música, la pintura y la cerámica.

El pasado sábado 1° de mayo del año en curso, se llevó a cabo el primer fandango con los niños del taller Guacamayas", bajo la coordinación del profesor Israel Estrada.

Tresillo y marimbol

Los misantecos vivimos en una región privilegiada ya que al norte tenemos la cultura huasteca y al sur la música jarocha ; así que nosotros recibimos la influencia de ambas expresiones. Ser y buscar la raíces huastecas y jarochas es al fin y al cabo revindicar nuestras propias raíces mestizas tripartitas veracruzanas. En tal sentido, yo conservo el grato recuerdo de un tresillero muy reconocido aquí en la región que se llamaba don Pedro Apango. Él contagiaba alegría con su manera tan bonita de tocar en su tresillo los sones afrocubanos aquellos de la época del Trío Matamoros, acompañado de guitarra y marimbol... En este momento intercede en la plática nuestro querido amigo Miguel Utria, escultor originario de Yecuatla : “Fíjate que yo recuerdo que de niño la mamá de mi madrina era ropera, y yo varias veces la acompañé en su venta por esta zona, anduvimos por el Tordo, Santa Clara, Arroyo Hondo y más. A mí me impresionó mucho ver como la gente de aquel entonces se juntaba para hacer su fiesta que le llamaban fandango. Se ponían a bailar teniendo como único instrumento un marimbol. Recuerdo a una viejecita muy morena y de pelo crespo que decía “comadrita, comadrita, ¡qué rete-bonito suena el marimbol ! Era muy divertido”.

Músicos desde pequeños

El profesor Israel Estrada es un músico que se ha dedicado a lo tradicional y además es laudero. “Resulta que en el ámbito de la música tradicional, no siempre se encuentran los instrumentos en las tiendas comerciales. Esto me ha llevado a elaborarlos, no solamente para nuestro grupo junto con mis hijos Julio y Luis, también para otros músicos. Desde pequeños, mis hijos han estado relacionados de forma natural con la música en familia. Algo muy importante es que ellos tienen también acceso a la música culta. Estudian el violín y el contrabajo. Así, su formación musical abarca tanto lo académico como lo tradicional. Finalmente la música es una sola y lo que ellos aprenden con respecto de la ejecución de un instrumento clásico, indudablemente también favorece su desempeño dentro de lo tradicional. Con mis hijos hemos formado el grupo Son Estrada con el que interpretamos tanto huapangos huastecos como sones jarochos y algunas piezas latinoamericanas. La cultura es un bien universal y es muy bueno poder compartirla con los demás, partiendo desde el propio ámbito de la familia.

Los frutos del esfuerzo

Hace muchos años cuando la música era totalmente acústica, en nuestras comunidades también se bailaba el fandango y desde luego había versadores y músicos que tocaban la jarana ; entre ellos varios familiares nuestros, como mi tío Marcos y el papá de mi tío, el maestro Julio. Aquella música se perdió, por lo que ahora es motivo de satisfacción el que se esté retomando aquí en Misantla esa costumbre de antaño. Los martes y los jueves tenemos el taller de fandango con niñas y niños que imparte el maestro Miguel Ángel Fernández ; y a la par tenemos otro de son jarocho en el que participan tres grupos : Son Estrada, Son Puloq que encabeza el maestro Gerardo Santiago y Son Carrera, grupo en el que nos ha respaldado el Dr. José Luis Arauz desde Xalapa. Nos interesa fomentar los sones jarochos involucrando no solamente a la niñez, es necesario que se incorporen los jóvenes y ¬¬–por supuesto–¬ también la gente de mayor edad ; de esa manera todos podemos convivir en un ambiente sano que es hoy en día tan importante para encauzar a nuestra juventud lejos de los malos hábitos. Es precisamente por eso que nos sentimos muy orgullosos por el fandango que tuvimos el pasado sábado 1 de mayo, en la plazoleta de los hermanos Martínez Gil –por el monumento en su memoria como destacados músicos misantecos, íconos de la música romántica en México¬– donde, acompañados de sus papás y abuelitas, los niños de nuestro taller de fandango se presentaron por primera vez en público. Fue para todos muy emocionante y en particular daba gusto ver la alegría de las abuelitas, reviviendo aquellos tiempos de fandango ahora con las nuevas generaciones. A su vez, los jóvenes participan espontáneamente como parte de su propia búsqueda de identidad ; y al encontrar respuesta en el fandango, están muy animosos con toda su energía. Ellos todavía tienen mucho por desarrollar y para nosotros es un verdadero placer impulsarlos para seguir adelante con nuestra música tradicional. Además, los papás saben que pueden estar tranquilos ya que cuando sus hijos están en el fandango o tocando el son con nosotros, conviven en un ambiente sano, sin vicios. Yo me siento muy orgulloso de los niños y de los jóvenes misantecos que están viviendo con mucho entusiasmo el son. Este fandango es sin duda la culminación de un esfuerzo conjunto muy positivo para todas nuestras familias.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com