Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

El son jarocho :
innovación o permanencia


¡Alto la música !

Hoy en día, la interpretación del son jarocho ha sido adoptada como parte esencial de su expresión musical, por una enorme cantidad de personas que habiendo o no nacido en Veracruz, y en muchos casos, sin mantener un vínculo directo con el Estado, han encontrado en dicha actividad una afición o incluso una fuente de trabajo. En el contexto de un mundo que tiende hacia la globalización bajo el impulso hegemónico del “american way of life”, el cual –dicho sea de paso– adolece de raíces americanas ancestrales, el contrapeso aglutinador de las músicas jarochas como asidero cultural para un importante número de músicos, constituye, desde el punto de vista sociológico, uno de los aspectos más interesantes del momento actual que vive este género musical. El muro de contención ante el embate transculturizador, que oponen por medio del son jarocho como referente de mexicanidad, quienes han adoptado esta música es sin duda benéfico en tanto que fortalece el criterio de identidad y la noción de pertenencia dentro de un grupo cultural determinado.

Pareja de baile jarocho. Dibujo de Luis Covarrubias.

En el caso del Estado de Veracruz, semejante fenómeno de masificación de las músicas jarochas, visto por fuera, ofrece una fuerza y un ímpetu considerables que le han permitido a este género asegurar su permanencia, cuando en México, otras músicas similares se encuentran irremediablemente en vías de extinción. Existen en efecto, miles de seguidores, los cuales –ya sea por gusto o como parte de su trabajo– interpretan en forma permanente los sones jarochos, o por lo menos lo más conocido del repertorio que comprende dicha música regional. Vista por dentro, esa vitalidad masificada junto con la creciente tendencia hacia la “arreglitis” y la “invención” de nuevas canciones en detrimento del repertorio de los sones que conforman el legado musical que se decantó a finales del siglo XIX, constituye una arma de dos filos que no garantiza automáticamente la permanencia de dicho legado. En ambos casos, la adopción masiva de las músicas jarochas, y su inserción en la jungla urbana donde éstas dejan de ser la principal opción musical comunitaria para convertirse en uno más de los géneros que componen el abanico sonoro citadino, implica un acercamiento esencialmente distinto de aquel que vivieron nuestros abuelos. La principal diferencia, lo sabemos, proviene del entorno socioeconómico como consecuencia de un cambio general de la sociedad al impulso del desarrollo y la modernización del país, que a su vez provoca la creciente urbanización. Sin embargo, dicho proceso no debe ser tomado como pretexto para darle intencionalmente la espalda al legado de los antecesores.

Una compleja contradicción

Este último punto representa lo que es quizás uno de los aspectos más difíciles de desenmarañar en su profunda contradicción : por una parte, hay que reconocer el pujante motor y la genuina necesidad que tienen los jóvenes actuales de desarrollar su propia vena creativa, lo que se traduce en el hecho de que ellos quieran inventar su propia música ; pero por la otra está la realidad –no menos contundente– de que al recibir un determinado legado, se adquiere también un compromiso ante la permanencia de ese bien cultural. O por lo menos, así debería de ser en el sentido de que no se trata nada más de recibir algo sin dar nada a cambio. Y en el caso de las músicas jarochas lo que cabría esperar de parte de las nuevas generaciones que reciben la herencia de una música a la que le costó un largo y difícil proceso sobrevivir hasta nuestros días, es precisamente que se ocupen en asegurar su permanencia, de tal suerte que cuando les llegue el momento de transmitirla a las próximas generaciones, sean capaces de hacer entrega de una música no solamente sana, sino que además conserve la esencia que dejaron los mayores.
Valdría la pena entonces preguntarnos como veracruzanos qué queremos hacer cada uno de nosotros con las músicas jarochas, o cómo entendemos nuestro compromiso (en caso de que se reconozca que lo hay), porque resulta demasiado sencillo caer en algunos de los dos extremos siguientes. Mientras que los seguidores de la tendencia a la “innovación” y la “apertura” del género hacia otras opciones sonoras aseguran que están “revitalizando la música”, y por lo mismo se favorece así su permanencia ; por el contrario, quienes se dejen llevar por un “conservacionismo a ultranza”, afirmarán que la mejor manera de “preservar” el género del son jarocho y demostrar “respeto” por los músicos de las generaciones que nos antecedieron, es tratar de tocar como ellos y no hacerle modificación alguna al género. Ambas posturas, llevadas hasta sus últimas consecuencias, terminarían por aniquilar el son jarocho : la primera por haberle hecho tantas “innovaciones” que llegaría un momento en que ya no se escuche el legado de las generaciones anteriores, y la segunda, por haberlo condenado a ser una música estática y detenida en el tiempo como pieza inerte de museo. No es sencilla la respuesta... depende de cada quien.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com