Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Día de Muertos, noche de prejuicios


¡Alto la música !

Los antiguos mexicanos y las culturas mesoamericanas en general, cumplían con un elaborado calendario ritual que a lo largo de todo el año, celebraba a sus diferentes deidades. Es cierto que en cada ceremonia específica los sacerdotes desempeñaban un papel principal, pero sin duda la participación masiva popular da cuenta de una profunda devoción compartida. Al verse despojados de sus dioses e impedidos por la fuerza para continuar ofreciéndoles el culto que acostumbraban, nuestros antepasados se encontraron ante un vacío existencial que solamente podían compensar mediante la propia devoción. Sabemos que los pueblos mesoamericanos procuraron en la medida de sus posibilidades darle continuidad a sus creencias, pero siempre fueron implacablemente reprimidos por sus evangelizadores. De tal suerte que no tuvieron otra opción más que la de recurrir a un proceso de transposición de sus antiguos dioses en la figura de los nuevos referentes de culto, mediante el sincretismo. Finalmente, la manera en que los antiguos mexicanos asumieron el catolicismo que les fue impuesto por la fuerza y como consecuencia de una derrota militar, difiere en más de un sentido de la visión española según la cual, “gracias a Dios” habían podido ellos descubrir, someter y conquistar las Indias Occidentales.

Aunque algunos se quieran pasar de vivos negando este patrimonio cultural, como mexicanos debemos ponderar a nuestros muertitos ; tal y como lo hizo Posada (1852-1913) en este estupendo grabado

Una estrategia de sobrevivencia

En tal sentido, la pronta aceptación por parte de los dominados de las nuevas celebraciones religiosas implementadas por los dominadores puede entenderse de diferentes maneras. Se puede ver como la renuncia de toda su antigua visión cosmogónica por parte de los indígenas, que “arrepentidos por haber vivido en el error” reciben con humilde gratitud la verdad que predican sus evangelizadores ; visión que corresponde a la mirada europea y en función de la cual justificó su empresa expansionista en Nueva España. O por el contrario, se puede entender como la manera en que el mexicano logra conservar una congruencia interna consigo mismo y en función de ésta agradece al legado de sus ancestros, la posibilidad de exaltar la vida cotidianamente, mediante las transposiciones de simbolismos y códigos en la expresión devota que le permite el sincretismo ; mirada ésta última, que corresponde a la visión del indígena, y le ofrece la posibilidad de reacomodarse anímicamente en la nueva realidad que lo rodea y lo invade. La esencia del sincretismo es precisamente esa : la conciliación entre dos distintas doctrinas, de tal suerte que los seguidores de cada una de ellas interactúan socialmente, operando puentes comunes a los que cada uno le confiere su propio sentido interior.

Patrimonio Cultural de la Humanidad

Hace ya siete años, en 2003, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró como "Obra maestra del patrimonio cultural de la humanidad" a la festividad indígena que conocemos como Día de muertos. La declaratoria señala que “esta festividad representa uno de los ejemplos más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo, así como una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor plenitud de los grupos indígenas que actualmente habitan en nuestro país. Las representaciones en torno a los muertos han dado lugar a una arquitectura simbólica y ritual que se expresa en una infinidad de obras plásticas, objetos artesanales y muestras del arte efímero que se produce en las distintas regiones el país. La riqueza cultural de estas celebraciones reposa en las creaciones artísticas que músicos, pintores y poetas mexicanos han generado en los últimos siglos, aportando al mundo una obra de singular valor como la que se encuentra contenida en la producción gráfica de José Guadalupe Posada, en la literatura académica de Octavio Paz y en la poesía de José Gorostiza, por mencionar algunos ejemplos. El conjunto de prácticas y tradiciones que prevalecen en torno a las celebraciones dedicadas a los muertos, tanto en las ciudades como en un gran número de poblaciones rurales, constituye hoy en día una de las costumbres más vigorosas y dinámicas de México”. En contraparte, no faltan las voces carentes de memoria histórica que se alzan en contra de esta tradición sincrética que consideran indigna de la “civilización moderna”. Estas voces prejuiciadas son seguidoras –en alguna de sus variantes– de los dogmas religiosos inducidos por iglesias gringas. Voces que rechazan la profundidad de nuestro legado cultural ancestral, y en cambio, asumen sin reserva, o peor aún sin darse cuenta, los dictados del “American Way of Life”. Aunque algunos se quieran pasar de vivos negando este patrimonio cultural, como mexicanos debemos ponderar a nuestros muertitos.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com