Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

Convite de versadores en Misantla


¡Alto la música !

A lo largo de los últimos catorce años, se ha consolidado en la región de Misantla y sus alrededores, un colectivo de versadores que –sin dedicarse en forma profesional– tiene un excelente nivel en el manejo del verso, tanto escrito como declamado e improvisado. Así, aquello que comenzó de manera informal por el simple gusto de versar en fiestas familiares o eventos sociales como una participación aislada, al impulso independiente de los propios cultores misantecos se ha decantado en una estrecha amistad entre quienes comparten el gusto por jugar con la rima, para tratar toda clase de temáticas desde una anécdota ya sea local estatal, nacional e internacional ; o también para entablar animadas controversias que sigue con interés el público de la región.

En el rancho de Mateo Lagunes Zalazar se organizan estupendos convites de versadores que permiten una grata convivencia intergeneracional

Décima y periodismo

Un elemento muy importante en el desarrollo colectivo de esta pasión por versar entre los misantecos ha sido sin duda el periodismo, tal y como nos lo comenta el profesor Israel Estrada del Ángel ; un talentoso creador, que además de cultivar el verso es también, músico, laudero, escultor, ceramista, pintor, escritor, periodista e incansable promotor de eventos culturales, cuya destacada trayectoria le ha valido el respeto y el reconocimiento de todos los versadores : “A raíz de que fui invitado a colaborar en la sección cultural de un periódico que se llama La Voz del Pueblo, tuve la idea de congregar a los versadores para que a través de la décima se expusieran de forma libre y espontánea, determinados aspectos de interés para los misantecos. Hemos podido constatar que mediante el verso, cuando se aborda alguna problemática de manera chusca, la gente se divierte ; y a su vez, las autoridades se sensibilizan ante un reclamo que es justo. Al principio se trataba de décimas que aludían a problemas estrictamente locales, pero con el tiempo el abanico se fue ampliando ; ya que por su propia dinámica los versadores entablaron controversias para tocar diversos temas, lo cual favoreció la presencia del medio impreso. Ya desde aquel entonces tenía yo la inquietud de organizar un encuentro de versadores, pero por diversos motivos no se hizo. Fui después invitado a colaborar en un periódico cultural llamado “El Pregonero”, desde donde retomé mi columna titulada “Dirimiendo la décima”, la cual ha sido una tribuna permanente para nuestros versadores, cuyas colaboraciones altruistas les han otorgado un lugar importante entre los lectores misantecos.

En el rancho de Mateo

En un cumpleaños de mi hijo Luis Eduardo tuvimos una tarde de son jarocho con versada y fandango que significó una convivencia muy agradable para todos. Ésa fue la primera vez que nos reunimos en un evento formal, organizado por nosotros mismos y la verdad es que nos animó mucho. Al poco tiempo, se llevo a cabo un convite en el rancho de Mateo Lagunes Salazar, en la congregación de Morelos ; muy cerca del sitio arqueológico totonaco El Pachir. Desde entonces se han venido suscitando diferentes reuniones en otros lugares y vamos con gusto, pero indudablemente para todos nosotros, los convites en el rancho de Mateo son especiales. Y como tú mismo pudiste constatar, porque participaste en el convite del pasado 20 de febrero del año en curso, cada vez son más –público y versadores– quienes se interesan por acercarse. Es para nosotros un motivo de satisfacción saber que somos capaces de organizarnos de manera independiente y sacar adelante eventos de calidad que nos fortalecen como amigos y desde luego también como versadores. Vamos de menos a más. Se nos suman más voces. Ya no nada más tenemos la participación de los viejos versadores misantecos que conservan una tradición de tiempo atrás, sino que además se están involucrando los hijos y hasta los nietos, con lo que se asegura el relevo generacional. Esto es muy importante, porque además nuestros convites se dan en el marco de una convivencia familiar entre chicos y grandes. Tenemos a mediano plazo varios objetivos y uno de ellos es rescatar –en lo posible– la versada de los antiguos, de los cuales a veces todavía se conservan hojas manuscritas ya incluso percudidas por el tiempo, pero que sin duda representan un valioso legado cultural de nuestra región. Por otra parte, estamos avanzando para realizar la publicación de un libro en el que además de los versadores de Misantla, también se incluyan décimas de otros compañeros de diferentes partes del Estado. Nosotros como misantecos, tenemos muy claro que vamos continuar con nuestra expresión popular, y una de las maneras es seguir haciendo estos convites. El ánimo, al igual que el verso, sigue firme hacia adelante”.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com