Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán


¡Alto la música !

La Villa del Espíritu Santo –hoy llamada Barragantitlán– celebró el pasado 8 de junio los 488 años de su fundación. Gracias a la invitación de la maestra María del Carmen García di una plática sobre historia e identidad en dicha comunidad, donde tuve además la oportunidad de quedarme varios días para dar un taller ¡Cántale Pues !, y compartir algunas de mis canciones con los alumnos de la escuela primaria “Leandro Valle”. Así, durante 4 días trabajé con un grupo de 45 niños para culminar en una presentación en la plaza cívica, en la que ellos cantaron con mucho entusiasmo conmigo, como parte de las celebraciones conmemorativas de esta fecha histórica.
“La Villa aquí se llamó, la del Espíritu Santo, Barrragantitlán de tanto que Barragán se esforzó. Él por México luchó cuando nuestra Independencia, y exaltando su presencia hoy en Barragantitlán su nombre y ejemplo están recordando su existencia. Así, como mexicanos y en su honor haciendo ecos, somos barragantitlecos sureños veracruzanos. Los esfuerzos cotidianos que como niños hacemos, nos llevan a que estudiemos con Barragán como guía y por eso día con día aprendiendo más crecemos. Somos niños y aquí estamos cantándole a Veracruz para que brille esta luz en nuestro Estado que amamos. Y ahora sí ya nos vamos, pero a echarle buena gana, para que el día de mañana progresemos aunque cueste, ¡por Ixhuatlán del Sureste que es tierra veracruzana !”.

Después del taller ¡Cántale Pues ! que duró 4 días en Barragantitlán,
un grupo de 45 niños participó cantando con entusiasmo en el marco
de los 488 años de la fundación de la Villa del Espíritu Santo.

Estas décimas declamadas con profundo sentimiento por los niños lugareños, se intercalaron entre las 7 distintas canciones que entonaron para deleite de un público compuesto principalmente por familiares y amigos, sorprendido de ver a sus propios hijos desenvolviéndose con desparpajada alegría. Las piezas que tan emotivamente cantamos juntos fueron las siguientes : Mamá, El Sol, El Señor Basura, México y Yo, El Teponaxtle, La Tortilla, y Llevarnos Bien. Como bien comentó el Dr Miguel Ángel Martínez Mora, alcalde ixhuatlaneco, al término de este muy celebrado concierto, “el hecho de que nuestros niños se hayan animado a subirse a un escenario para cantarles estas bonitas canciones compuestas por el profesor Barahona, es una grata experiencia que todos aquí recordaremos con gusto y un motivo de orgullo para Barragantitlán”.

Historia e identidad

Una vez concluida la participación de los niños barragantitlecos, dimos paso a nuestra conferencia titulada : “Versiones y direcciones de nuestra identidad” ; aunque a decir verdad, más que la lectura de este texto previamente escrito, se trató de una plática en la que se incluyeron tanto datos históricos pertinentemente relacionados con la historia de esta comunidad, como también reflexiones sobre el entorno ecológico y nuestra situación actual. Veamos a continuación algunos aspectos relevantes : “Es particularmente interesante que nos encontremos celebrando los 488 años de la fundación de la que alguna vez se llamó la Villa del Espíritu Santo, y que hoy en día conocemos como Barragantitlán, en honor al general Miguel Barragán (1789-1836). Militar potosino originario de Ciudad o Valle del Maíz que comenzó su carrera en las filas realistas, y después se opuso a los delirios imperiales de Iturbide. Barragán es representativo de lo mejor de la lucha por nuestra dignidad nacional ya que fue él quien siendo comandante general de Veracruz, logró el 18 de noviembre de 1825 la capitulación de las últimas fuerzas españolas coloniales que se habían atrincherado en San Juan de Ulúa. Ni siquiera su cercanía con una figura tan controvertida –adorada y detestada a la vez– como puede ser Antonio López de Santa Anna, logra manchar la reputación de este patriota a quien sorprendió la muerte a los 47 años cuando encaraba el truculento asunto de la Guerra de Texas. En su última voluntad, don Miguel Barragán pidió que su cuerpo fuera dividido y conducido a los lugares donde había escrito la historia de su vida. Una parte quedó sepultada en la Catedral de México y los ojos en su ciudad natal (Ciudad del Maíz), el corazón en Guadalajara, las entrañas en la colegiata de Guadalupe y en la capilla del señor de Santa Teresa y la lengua en San Juan de Ulúa. Una orden fechada el 28 de abril de 1827, de la H. Legislatura, estableció que la Villa del Espíritu Santo se denominara Barragantitlan”.


“Quizás todos ustedes ya lo saben, pero no está de más recordar que ese nombre se le puso por los tres motivos siguientes : Primero, cuando Pánfilo de Narváez perseguía por órdenes de Diego Velázquez, en aquel entonces gobernador de la isla de Cuba a Cortés, porque éste había salido prácticamente huyendo de Cuba rumbo a la conquista de Tenochtitlan, fue precisamente “Espíritu Santo” la contraseña que emplearon para reconocerse entre los partidarios de Cortés comandados por Gonzalo de Sandoval. Segundo, porque fue en la Santa Pascua del Espíritu Santo cuando lograron desbaratar a Narváez ; y tercero, porque a raíz de esta victoria fueron ayudados por los pobladores nativos a cruzar ese mismo día el río Guazagualco, después de que se habían mantenido cautelosamente alejados los naturales, sin acercarse a la huestes de Sandoval. Es por esos tres motivos que a este lugar se le puso el nombre de Villa del Espíritu Santo. De acuerdo Ramón Arellanos Melgarejo y Lourdes Beauregard García en su magnífico estudio sobre La Villa del Espíritu Santo : “Mucho se ha discutido sobre la fecha exacta de la fundación de la Villa. Incluso ha existido polémica respecto a quién fue su fundador ”. Ambos autores aclaran que para el estudio citado se basaron en las conclusiones a las que llegó el historiador veracruzano David Ramírez Lavoignet, de las cuales se desprende que la fecha de su fundación es el 8 de junio de 1522, siendo el fundador Gonzalo de Sandoval”. Este dato coincide con la descripción del cronista Díaz del Castillo”.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.

andrescimas@gmail.com