Accueil

¡Cántale Pues ! sobre valores y cuestiones ambientales
El arpa es un sueño
Teatro infantil con vocación social
¿Pasado de moda ?
La construcción de la jarana jarocha
Décimo Festival del arpa en Cerrillos
Semillas
Convite de versadores en Misantla
La supuesta doble paternidad de Espinel
Definiciones y afinaciones de la jarana jarocha
Son, Denominación de Origen y otros cuentos
Son jarocho y extraterritorialidad
Tlacotalpan resurge dignamente altiva
Discursos rescatistas y contradictorios del son jarocho
Un convite jarocho
La Invención de América
De nuevo El Viejo
La siembra de ¡Cántale Pues !
El repertorio jarocho (segunda parte)
El repertorio jarocho (Primera parte)
Turismo y legado cultural
Madero : la utopía asesinada
Al son de la veracruzanidad
Fandangos decimonónicos : entre el furor y la cautela
Día de Muertos, noche de prejuicios
15 años de actividades de TISEV
Sociedad Nacional de Arpistas
Ballet folclórico
El son jarocho : innovación o permanencia
Un grito anegado
Andrés Alfonso Vergara : 1922-2010
Un fandango en 1857
Mario Barradas Murcia
El Coliseo de la Ciudad de México
Adiós Mamá Carlota y el Pito Real
Lázaro Patricio y el “derecho” de pernada
Primer Convite de Versadores de Misantla
“¡Cántale Pues !” en Barragantitlán
Linaje de músicos y versadores : Carlos Alonso Zamudio
El término “jarocho”
El arpa misionera y la de la soldadesca
Arreglar o descomponer
Israel Estrada
Sebastián Guigui : Con-cierto Reciclado
Cultura popular y modernismo
Los Corridos zapatistas
¡Viva la cuenca paisano !
El legado de tío Guillo
Toca tocotín
Primera Reunión de Decimeros y Versadores en Xalapa
Las músicas jarochas ¿de dónde son ?
Un chotis “choteado”
¿Canción, huapango o son ?
Tarima sin ley
Patricio Hidalgo Belli
VII Convite decembrino de Jaraneros
La Mona
Zenen Zeferino Huervo
Mujeres jaraneras : reflexión y fiesta
Jornada académica y vivencial sobre el son jarocho
La desolación del Vale Bejarano
Señor Presidente le vengo a avisar
La Calaca en la escuela
Las décimas del calabozo
La música barroca y el son jarocho
Bienes culturales e identidad
Sincretismo en el son jarocho
El arpa en México
De la vihuela de péndola a la guitarra de son
“Malabarpistas”
3° Encuentro de Arpistas en Xalapa
La Inquisición en la música jarocha
Hoguera o garrote vil
Tío Nico, Nicolás Sosa Hernández
Había una vez un Iván...
¿Profesionalmente tradicionales ?
La Jarana Primerita
Una Correa Grande
Soneros de corazón
Tercer Encuentro de Jaraneros y Decimistas en Córdoba
Cultivando el son
Amargo dulzor
Un silencio que grita
Relatos con música y chocolate
Un investigador pionero : Hellmer
Entre bordones y trinos
Cómo, por qué y de dónde “son”
El traje de la jarocha
¿Sí son o no son ?
Se parece mucho a un arpa
Después de pasado el Cóndor
Entre el Evangelio y la Espada




Corse
Canti & Musica - Anthologie de chants et musique profanes
Ocora - 2011



Participer à notre action :

      En adhérant
      Par le mécénat
 

[ Retour ]

3° Encuentro de Arpistas en Xalapa


¡Alto la música !

El trinar de su esbelta figura triangular volvió a hacer las delicias de propios y extraños. Muy loable la labor del comité organizador presidido por el compa Rafael Domínguez Viveros –él mismo excelente arpista– junto con Horacio Tenorio, Teresa Osorio y Omar Aguilar, cuyo entusiasmo logró superar dificultades y reticencias ajenas para llevar a buen puerto nuestro tercer Encuentro de Arpistas en Xalapa. Dos días intensamente arpegiados en amable armonía entre todos los participantes, donde lo mismo gozamos del candor de la niñas del grupo de las Cigarritas que dirige el profesor Ramón Fernández Suárez en la Casa de Cultura de Alto Lucero, que boquiabiertos admiramos la extraordinaria destreza del arpa llanera colombovenezolana, magistralmente interpretada en manos de dos jóvenes virtuosos “malabarpistas” : el colombiano Jorge Corredor y el venezolano Manuel Camero. Este año tuvimos además el gusto de rendirle homenaje a un magnífico arpista terrablanquense avencindado en Xalapa, Rubén Vázquez Domínguez cuyo sabroso estilo jarocho es inconfundible. Tío Rube, es sin duda uno de los pilares de la escuela arpística veracruzana que por mérito propio ocupa un destacado lugar en el concierto del arpa latinoamericana, al igual que los maestros Juan Filobello, Alberto de la Rosa, Delfino Guerrero y muchos, muchísimos más...
 


El arpa en la conformación del son jarocho

El arpa es un instrumento que llegó a México, desde los comienzos de la Colonia. De hecho, el propio Bernal Díaz del Castillo en su Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, la menciona en manos del “Maese Pedro, el del arpa, era valenciano y murió de su muerte”, entre los primeros soldados que desembarcaron junto con Hernán Cortés. Lo interesante es que el Maese Pedro sobrevivió a la conquista y fundó una escuela de música en la Ciudad de México. Así, el arpa es un instrumento que siempre ha estado presente en la historia posthispánica de nuestro país, llegando incluso a ser uno de los más populares y utilizados en toda Nueva España. En Veracruz, el arpa es parte integral en la conformación de la música jarocha, al igual que la vihuela de mano que después evolucionó para convertirse en nuestra típica jarana jarocha. Faltan a la verdad histórica quienes pretenden hacer una distinción entre lo que llaman “música jarocha tradicional y la moderna, que es la que se toca con arpa”. La escuela arpística veracruzana que representa el maestro Rubén Vázquez Domínguez es heredera de una tradición jarocha que ya se había consolidado a finales del siglo XVIII.

Recuadro del artículo :

Merecido homenaje a Rubén Vázquez Domínguez, Tío Rube.
Nuestro 3° Encuentro de Arpistas en Xalapa, celebrado los días 8 y 9 de agosto 2009, rindió un merecido homenaje al gran arpista jarocho Rubén Vázquez Domínguez. La arpeada del sábado 8 fue un magnífico evento que transcurrió –como siempre ha sido– en un ambiente de grata cordialidad. El domingo 9, contando con la presencia del Lic. Fidel Herrera Beltrán, Gobernador del Estado de Veracruz, del Lic. David Chedraui Velasco, Alcalde de Xalapa y del Lic. Sergio Villasana Delfín, Director del Instituto Veracruzano de Cultura, Rubén Vázquez Domínguez recibió un emotivo reconocimiento por su destacada trayectoria como arpista jarocho. Acompañado de su esposa, Amada y rodeado de hermanos, hijos y nietos, tío Rube lució alegre, bromista y –por supuesto– estupendo al arpa.
“No puedo menos que reconocer que recibir este homenaje es para mí motivo de orgullo y satisfacción. Curiosa coincidencia quizás, pero precisamente el pasado día 7 de agosto de este año cumplí 65 años de edad y 50 desde que comencé, a los 15, a buscarle a los trinos y bordoneos del instrumento. Hoy en día, tengo además la satisfacción de que mi esposa Amada, a quien yo conocí en el ámbito de la música, sea mi jaranera”.
“Ahora que los hijos ya crecieron y somos abuelos, hemos retomado juntos nuestro gusto por la música. Hace cuatro años, fuimos invitados por el Dr. Sepúlveda para asistir en Durango a un evento que se llamó “Familias en el arpa”, donde coincidimos con la familia Filobello y la familia Duarte. Posteriormente me invitaron a participar en el Primer Festival Internacional del Arpa en Paraguay, donde nos presentamos nuevamente Amada y yo. Desde entonces, sin dejar de atender mis otros compromisos, hemos seguido tocando juntos. Ahora en septiembre, estamos invitados Amadita y yo para ir a Washington al Teatro de la Luna, donde se hace un festival del arpa latina y tendremos el gusto de representar a México con nuestra arpa jarocha”.
“Yo agradezco mucho la deferencia del señor Gobernador por habernos acompañado en este evento, dentro del 3° Encuentro de Arpistas en Xalapa y considero que sería muy bueno que las autoridades de la cultura en nuestro Estado, voltearan hacia este comité organizador que le ha echado todas las ganas del mundo y no ha contado con todos los recursos necesarios, más que nada para solventar los gastos de las personas que nos visitan desde el extranjero. Como este año fue el caso de los talentosos compañeros Jorge Corredor de Colombia y Manuel Camero de Venezuela, cuya calidad musical dio un enorme realce al encuentro”. El esfuerzo ha sido verdaderamente enorme y realmente disfrutamos mucho este 3° Encuentro, porque como dijo en su momento el pequeño Martín Barahona Correa de tan sólo seis añitos... el arpa no va a desaparecer.

¡que siga la música !

Testimonios Jarochos es una investigación etnomusicológica del Instituto Veracruzano de Cultura.